La difusión de la cultura jurídica y jurisdiccional permite un acercamiento con la sociedad para que pueda percibir que uno de los principios básicos para una correcta convivencia es el respeto a las instituciones y al Estado de Derecho, lo cual promueve una cultura de la legalidad y de los derechos humanos.