A partir de la entrada en vigor de la Ley Federal de Transparencia, el Tribunal Constitucional del Estado Mexicano comenzó a comprometerse, de manera decidida y activa, con la transparencia y con la promoción del ejercicio del derecho a la información por parte de los ciudadanos.